NUEVA CANCIÓN DE MGMT : “Flash Delirium”

Wild New MGMT Song: “Flash Delirium”.

Como regalo para empezar este martes, y a modo de noticia relámpago, aquí os dejo el enlace con lo nuevo de MGMT que estará incluido en su continuación del Oracular Spectacular, disco que llevará por título “Congratulaltions”.

Son cuatro minutos largos, con un buen estribillo en algún lugar, una flauta, sonidos árabes al arrancar y la psicodelia que parece seguir siendo la marca de la casa.

Es tiempo de opinar…

NUEVO VÍDEO DE GOLDFRAPP “ROCKET”

http://video.msn.com/video.aspx?mkt=en-GB&vid=f22ad659-2777-452e-be1d-6f132dfedf28

Aquí os dejo de buena mañana el nuevo vídeo de Goldfrapp, no puedo esperar a verlos en directo con la gente dando saltos como vacas sin cencerro con ese estribillo tan ochentera. En fin, buen baile mañanero. 

UN LADRILLO SOBRE EL VINILO (sólo apto para vinyl lovers)

He encontrado un artículo muy interesante en El País de hace un par de años, pero creo que refleja muy fielmente lo que pasa hoy en día.

“Hace unas semanas, alguien en la cadena de supermercados estadounidense Fred Meyer se equivocó con un pedido de Accelerate, el último disco de REM. En el albarán, en vez de marcar la casilla CD, tachó la que correspondía a la versión elepé de vinilo. Al recibirlo, la mayoría de las tiendas decidieron devolverlos, pero aquellos que le hicieron un sitio descubrieron que se vendía a mejor ritmo que los CD. A raíz de eso, la cadena decidió volver a dar una oportunidad en sus establecimientos al viejo plástico negro: hoy, en 60 de sus tiendas se pueden encontrar álbumes de The Raconteurs, Bruce Springsteen o Radiohead y reediciones de Metallica o The Beatles. Y empieza a hablarse de un renacer de ese formato en EE UU, la madre de todos los mercados.

Las ventas han aumentado un 36% entre 2006 y 2007

Warhol diseñó portadas y libretos para LP que ahora son obras de arte. Grupos como U2 exigen que se editen sus obras en plástico. Hay compradores treintañeros nostálgicos, pero también jóvenes. Los defensores afirman que el disco tradicional hasta suena mejor. No se trata sólo de reediciones. La moda llega a todos los estilos.

Porcentualmente, los datos suenan impresionantes: en ese país los pedidos a los fabricantes de CD han caído entre 2006 y 2007 un 17%, mientras que los de vinilo han subido un 36%. Claro que cuando se pasa a números se ve que tampoco está bien dejarse llevar por la euforia: 450 millones de compactos colocados en 2007 frente a las escasas 1.300.000 copias en vinilo. La Asociación de la Industria de Grabación de América señala que la tendencia es continuada y no circunstancial. Asegura que este año se venderán 1.600.000. Y parece que en España está ocurriendo algo similar. “En la Fnac los vinilos cada año le comen más espacio al CD. Desde 2000 se van duplicando las ventas de año en año. Lo que más, las reediciones cuidadas y de calidad de clásicos del pop-rock internacional. Tenemos dos tipos de clientes de vinilo: nostálgicos de entre 35 y 45 años que lo compraban en su juventud y aman este formato, y jóvenes de entre 17 y 22 años que han crecido viendo cómo el CD no tiene valor y se suman a una moda retro. Ahora mismo hay 1.200 referencias y cada vez más grupos nacionales se animan con este formato, por lo que creemos que la tendencia del mercado del vinilo es positiva y goza de muy buena salud”, dice Sergio García, del departamento de comunicación de esta cadena de productos culturales.

A principios de mayo una veintena de puestos componían la feria del disco de Madrid. Tiendas de esta ciudad, Barcelona o Londres exponían lo mejor de su fondo. Era evidente el predominio de los viejos vinilos. Miles de ellos en un rango de precios que va desde la baratija a un euro a la joya que vale varios cientos. Entre la clientela, mucho treintañero, pero también jóvenes que apenas pasaban de los 20 como Ana, que buscaba vinilos de Pantera, un grupo heavy que nació en el periodo de transición con el disco compacto. “Las tiradas eran muy limitadas y mucha gente las busca”, le dicen en uno de los comercios. “Pero no te preocupes, tal y como están las cosas, no creo que tarden mucho en reeditarlos”, le anima el vendedor.

Ana nació en 1987, cuando los discos de vinilo vivían su última etapa de gloria. Siete años antes, las multinacionales Philips y Sony habían creado el disco compacto. Un formato que prometía “un sonido de ensueño”. El CD tenía más capacidad, 70 minutos frente a los 45 del vinilo, y una calidad equivalente, en teoría eternamente, a la de un plástico nuevo. Porque como a la vieja aguja se la suplía por un lector láser que no tocaba físicamente la rosquilla, nunca se rayaría. Además, era más pequeño y manejable… La panacea.

Arrasó. Pronto, más de 40 marcas se adhirieron al formato. Para 1996, se había hecho con el grueso del mercado en todo el mundo. La mayoría de la gente se deshizo de sus colecciones. Las multinacionales vieron un filón en reeditar todo su fondo de catálogo en versión CD, vendiendo álbumes amortizados décadas atrás a precios de novedad. Un chollo. Colocar a la gente lo que ya tenía con pequeños cambios para que no resultara tan evidente: versiones de lujo, remasterizadas, con tomas extras… El vinilo era, para el común de los consumidores, algo viejo y cutre. Aquel que defendía que sonaba mejor, más orgánico, que era un objeto bello y sensible; el puñado de aficionados que recordaban que artistas como Warhol habían diseñado portadas y libretos y que denominaban despectivamente a los CD “posavasos”, eran tachados de nostálgicos.

Pero en 2008 las cosas han cambiado. El rencor hacia el CD, el formato que, al ser clonable, ha hecho posible la piratería, empieza a hacerse público y decirse en voz alta. Hace poco, el cantautor británico Elvis Costello soltaba a todo el que quisiera oírlo una furiosa diatriba contra el compacto. “El vinilo suena mejor. Hace 20 años que nos están engañando con el compact disc”, decía. Aseguró que su nuevo lanzamiento sólo se publicaría en versión elepé. Al final se echó atrás. Pero cuando lo dijo resultaba una posibilidad creíble y hace sólo un par de años le hubieran tachado de loco.

La percepción del valor del vinilo ha variado. “Nunca se ha ido. Lo que pasa es que durante años ha sobrevivido gracias a los coleccionistas y ahora lo que hay son consumidores”, asevera Emilio Valdés, de la tienda de discos Ziggy de Madrid. “Antes se vendía la primera edición americana de tal disco por 60 euros y ahora viene gente que compra seis discos a 10 euros. Vuelve el vinilo, lo puedes poner bien grande, porque es verdad”, afirma.

Es un cambio importante. El coleccionismo tiene mucho que ver con el intercambio de cromos. No se cotiza el contenido sino la rareza del objeto. Si hay cuatro compradores y tres vinilos, el vendedor puede subir el precio hasta límites objetivamente poco entendibles. Si es a la inversa y hay más oferta que demanda, el que no espabile se puede encontrar con un trozo de plástico sin valor.

Pero si lo que empieza a haber es una nueva generación que disfruta no sólo del objeto sino de la ceremonia de escuchar música en vinilo, la cosa es distinta. Éste, como el de los libros, es uno de esos negocios en los que no todo es dinero. Entre los vendedores abundan los amantes del vinilo. Los hay moderadamente optimistas como Carlos Vega, un madrileño de 35 años, que es uno de los dos socios de Atmósfera Abrupta, una distribuidora que vende por correo exclusivamente vinilo. “Se reeditan muchas cosas en tiradas muy limitadas, 1.000 o 1.500 copias. Y hay que estar muy pendiente para conseguirlas porque vuelan. Es un mercado que está creciendo. La gente que nos compra a nosotros no son los típicos coleccionistas frikis. Esos buscan las ediciones raras en e-Bay”.

Aunque también abundan aquellos que tienen un sano escepticismo, como Jesús Álvarez, de Radio City, una tienda de discos en el centro de Madrid. “Tiene un punto de moda. Yo me alegro por la gente que se mantuvo fiel al vinilo, que ahora ve recompensada esa fidelidad, pero hay mucha gente que lo compra porque ahora te da un toque de distinción”.

Rob, el dueño de London Dealer, una tienda británica, es de los positivos. “Los que vendían CD están teniendo problemas, pero los que nos especializamos en vinilo, vamos mejor. Hubo unos años de parón, pero mira esto”, dice señalando unas cubetas en las que se amontonan sencillos a 45 revoluciones. “Son todos de bandas nuevas. Los grupos están sacando singles otra vez. Y hay una nueva generación que se apunta. Sólo hace falta que las discográficas no lo vean como un negocio a corto plazo y se lo carguen poniendo precios abusivos”.

En la última época del vinilo como formato mayoritario, los discos eran tan delgados que parecían hechos de papel de fumar. Y ahora, sin embargo, las tiradas que se traen generalmente de un puñado de fábricas de la República Checa y Alemania son de la máxima calidad. Rodajas de plástico negro gruesas y pesadas, de surcos marcados y resistentes envueltos en carpetas del mejor cartón con portadas impresas con mimo. En general, era un mercado tan residual, daba tan pocos beneficios, que las grandes preferían licenciar los vinilos a pequeñas empresas. Por una cantidad tenían derecho a hacer tiradas limitadas de discos de catálogo. Así se ahorraban el engorro de fabricar, distribuir y almacenar.

Pero eso está cambiando. “En los últimos 18 meses está resurgiendo. Estamos editando discos en vinilo de 180 gramos con una calidad muy buena. Hay casos muy llamativos como el de Metallica, que tienen un control completo sobre los lanzamientos. Nada se hace sin su consentimiento, que han exigido que la reedición de sus discos sea sólo en vinilo. Lanzamos un disco al mes en orden cronológico desde hace dos meses. Son tiradas limitadas, de 400 o 500 copias. Pero es muy sorprendente y ha superado nuestras expectativas de negocio”, confirma Paul Reidy, de la discográfica Universal.

El repentino interés de los supergrupos por sus lanzamientos en vinilo parece demostrar una nueva perspectiva. U2 también exigió por contrato que sus discos se publicaran en vinilo. Pronto saldrá una reedición de sus tres primeros álbumes. En CD se pondrán a la venta en España 7.500 copias, y en vinilo serán 500 ejemplares. Hace meses ya lo hicieron con The Joshua tree, que en España colocó 20.000 CD y 597 vinilos.

No parece mucho, pero en esta época de vacas flacas cada unidad colocada cuenta. Las multinacionales no son empresas que destaquen precisamente por su altruismo y romanticismo. Por eso resulta realmente sorprendente una iniciativa que esa misma discográfica tiene prevista para este año: un proyecto llamado Back to black vynil (la vuelta al vinilo negro). El texto con el que lo presentan es de lo más clarificador: “Susúrralo, el vinilo, que celebra este año su 60º aniversario, es sexy otra vez”.

“Aunque los analistas llevan prediciendo su desaparición desde hace medio siglo, el viejo álbum de vinilo simplemente se niega a morir porque los puristas de la alta fidelidad, pinchadiscos, jóvenes a la última y todos los que tienen algún interés en la historia lo continúan defendiendo como la forma de oír tus canciones favoritas más cargada de emociones y llena de riqueza sonora”, escriben.

Olvidando el hecho, más que cuestionable, de situar el nacimiento del elepé de vinilo en 1958, a nivel práctico la cosa consiste en la reedición en este formato de 80 títulos míticos de catálogo con un añadido: dentro de cada disco habrá un cupón personalizado con el que será posible una descarga gratuita en MP3 de ese mismo álbum. “De acuerdo con Billboard, hay una generación nueva que está evitando el CD y quiere a cambio una versión en vinilo y una descarga”, concluye esa hoja de promoción. Más claro, imposible.

No es nada nuevo. Compañías independientes de todo el mundo lo llevan haciendo años. Hace un mes este periódico publicaba una declaración de Cris Jacobs, jefe de Sub Pop, el sello de Seattle que vio nacer a Nirvana y que fue pionera en brindar esta opción. “Los que trabajamos aquí amamos el plástico, pero vivimos en el siglo XXI. Tenemos iPods, oímos música en el coche. La iniciativa egoísta obtuvo con todo una buena aceptación de nuestros clientes”.

Según las últimas estadísticas, aproximadamente la mitad de los oyentes habituales de música jamás compra un disco, ni en vinilo ni en CD. Ese 50% lo baja todo de Internet, y el 80% de esas descargas son ilegales. Queda la otra mitad. Y de repente, para ellos, se está planteando una posibilidad de futuro que hace nada hubiera sonado a ciencia-ficción: “Lo que se hizo con el vinilo no era natural. Se intentó exterminarlo. Pero no tiene por qué ser así. La televisión no acabó con la radio, porque la radio tiene un encanto increíble. Y el vinilo también. Y hoy la radio goza de buena salud y a la tele se la está comiendo Internet. Pues quizás pase lo mismo: que al final, el vinilo se quede como único formato físico”, aventura Jesús Álvarez, de la tienda Radio City.

Pero a pesar de su encanto, el vinilo lucha contra muchas cosas. Contra las casas pequeñas, minipisos en los que acumular objetos es imposible porque simplemente no caben. Contra los iPods, en los que caben miles de canciones en el bolsillo. Contra su propia fragilidad. “Da igual”, dice Emilio Valdés, de la tienda Ziggy, con esa seguridad que da décadas viendo los vaivenes del mercado. “El futuro está aquí. Ésta es la única industria donde una vuelta atrás es posible”.”

ES FEO

MCENROE “TU NUNCA MORIRÁS”. Un disco, un dolor y una verdad.

Cuando ya estás hecho una mierda, cuando todo en lo que crees queda demolido en cuestión de segundos, cuando el odio, la rabia y la pena forman parte del frío de tus huesos, ese el momento idóneo para escuchar este disco. McEnroe son unos getxotarras que fulminan en un puñado de canciones los sentimientos más puros. Sentimientos de dolor, de tristeza, de desengaño y de desamor. Para todos aquellos que lamen sus heridas, o para todos aquellos a los que todavía no nos ha llegado el momento del duelo de un desengaño.

Hoy pensaba en escribir íntegramente aquí la letra de “El alce” segunda canción del disco, de letra clara y sencilla, de tan real que sonroja “(…) el amor no existe, el mío tu lo destruiste” “ahora que sé que todo hubo terminado, me pregunto donde estaba yo cuando él te tocaba” “por lo que yo soñaba a otros se lo regalabas”.

Ojalá aquellos que estéis leyendo estas palabras no entendáis nunca la amargura y la crudeza que contienen, porque estos chicos no escriben con arte sino con fluidos corporales. No hay química, no hay aderezo, sólo cruda realidad, sin calor. Cruda y fría realidad. Y eso se nota en la tibieza con la que componen, en la templanza de la producción que asoma tímidamente detrás de unas melodías claras y concisas. Esta colección son pequeños tesoros de grandes verdades.

La canción que abre el disco define a unos músicos valientes españoles que con pose de folk intimista americano describen el ruido de las relaciones, lo que sentimos los desgraciados engañados, lo que debieran sentir los desgraciados a los que engañamos.

Es un mal día para tí si empiezas el día escuchando en bucle este disco, pero será un gran día para tu oído y para tu música, que al final será lo que te qude y recuerdes de ese día, al margen de la rabia y la pena, justo en el centro de tu dolor.

Compañeros de viaje de Pumuky, un grupo que ya os recomendé hace unos días, tienen entre sus colaboradores a la cantante de Tulsa, el grupo de moda. Pero sin embargo es en las canciones en las que llora dramáticamente Ricardo, el cantante y guitarrista del grupo, en las que se alcanza el más notable clímax de dolor y desesperanza de este disco, que coloco desde hoy en mi alfombra de discos clasificados con la etiqueta de pena por aquel (estos) día(s) que ya no quiero que vuelva(n) nunca jamás.

Suerte con su escucha, espero que tengáis más suerte de la que he tenido yo.

MICACHU AND THE SHAPES -JEWELLERY- me gusta, me gusta, me gusta…

 

Hoy hablo de un grupo que me ha robado el insomnio, que no el sueño. Empiezo describiendo a través de citas de los demás. Estas son las reacciones de la gente a la que se lo he querido mostrar antes de escribir este artículo, para que entendáis la complejidad de un disco como el de hoy. Complejidad es una palabra que nació con este disco:

“¿Pero qué estás escuchando?, si parece una hormigonera” – Un compañero del trabajo

“ja ja ja…qué divertido” – Un novio

“(poner cara de que estás loco, mirarte raro y no decir ni palabra)” – Una amiga

La cara que yo pongo cada vez que lo escucho, y os aseguro que en la última semana van ya unas 200 veces, es de asombro y de perplejidad. Mi intelecto no alcanza a entender ni a visualizar el momento en que Mathew Herbert (genial loco de la olla y productor de la creación) se puso a trabajar jugando con sonidos, arritmias y retazos de ruidos, para crear este atónito y adictivo disco.

La modernidad en extensión, un sonido sólo apto para imbéciles inteligentes que se atreven a tirarse al vacío y disfrutar de lo que se siente colgado de una cuerda elástica mientras te mueves espasmódicamente al ritmo convulso que se encierra  en esta colección de canciones.

Es un disco brillante, y me atrevería a decir que tan elegante como un desfile de David Delfin, pero sin lo impostado de un desfile y con la crudeza de un Nueva York de los 70.

Temazos y singles los hay en el disco de pares en pares: “Golden phone” “Lips” y “Vulture” por mencionar sólo unos pocos en los primeros 10 minutos del disco, esos trallazos en forma de pequeña pastilla se repiten catatónicamente hasta el final del álbum

Todas ellas son pequeñas gemas engarzadas en un hierro barato que desde ya debería entrar en el Universo de los discos fetiche para cualquier amante de la música que carece de inmediatez (parafraseando a Manu). Aunque no sé si estoy siendo justo porque, aunque por definición este disco debería ser entendido como el paradigma de la música que carece de inmediatez, mi ávido oído capturó rápidamente su presencia  entre las más de 1000 canciones que pueblan mi reproductor mp3.

“Just in case” es tan pura en todo lo que pretende ser, que debería estar sonrojando a la mismísima Björk por no haberse aproximado ella a una creación así en más de una década. La islandesa no ha tardado en declararse fan del grupo. Y es que si comparamos este disco con las más barrocas salidas de tono distorsionantes de la Björk más antipática, deja aquellas como si se tratara de canciones de cuna.

 Mica Levi, al frente de la formación,  Raisa Khan, y Marc Pell, son desde ahora las tipas más enrabietadas del pop fluorescente, el más extremista. El arte de la música, al alcance sólo de unos pocos ¿aunque me pregunto si realmente no estamos hablando de un grupo de masas?

Rating: 8,5/10

PUMUKY, “EL BOSQUE EN LLAMAS”…un sabroso entremés.

“si como tanto es porque me aburro en plan suicida..” esta frase la tengo una y otra vez golpeteando como pelota de goma en mi cabeza. Se trata del comienzo de una de las mejores canciones de este disco creado por unos musicos a medio camino entre Canarias y Barcelona y que ha contado en su quehacer con colaboraciones tan actuales como la de Marina de los “Klaus & Kinsky” o del guitarrista de “Grande Marlaska”.

Se me antojan unos primos lejanos de “El columpio asesino” pero en la lejanía y mucho menos estratosféricos que los de Pamplona, he leído comparaciones con Los Planetas, pero en esta comparación no encuentro pizca de acercamiento.

Se trata de un disco muy sentimental, porque desborda todo el tiempo emoción a como en flujo, lo que termina por abrumarte. Un sonido muy líneal, una producción excesivamente homogénea que terminaría casi por hastiar, sino fuera por su cortia duración.

Pero entre tanta sombra hay algunos grises muy luminosos como la estupenda “Los enamorados”, sin lugar a dudas el gran single del disco, la adhesiva “Puzzle” y la comunicativa “El eléctrico romance”.

La producción a cargo de los propios Pumuky, supone un espaldarazo fresco para el pop español, que tiene cada vez menos miedo a juguetear con instrumentos de cuerda y viento para darle más viveza y grandeza a sus creaciones. 

Tiene algo de hipnótico este disco, algo de comida adictiva como la de los chinos que sabes que no es sana, pero termina enganchandote,  se me ocurre definirlo como un buen entremés de un gran plato principal que está por servir.

Rating: 6,5/10