GLITTER POP ROCK vol. II (Autobiografía de una recopilación)

Los domingos eran mi día favorito de la semana por aquello de completar el círculo, ¿la semana empieza o acaba en domingo? .

El domingo de aquella semana de ese año, conocí a las dos primeras personas que tendrían nombre propio en mi vida, una se llamaba Kim, una chica alta y de tez pálida y la otra era su inseparable Jessie, otra mujer escocesa de pelo rojo y largas piernas salpicadas de pecas de colores  .

Con Kim y Jessie empezó mi vida y aunque lo que más tarde llegó, no tiene nada que ver con las tardes que pasaba junto a Kim y Jessie en el parque, sí que debo ser honesto conmigo mismo y recordarlas como las primeras personas vivas que se cruzaron en mi vida. Supongo que sentí amor, supongo que me excité pensando en ellas, reconozco que incluso llegué a fantasear en una vida común, los tres, riendo, bebiendo y ganando dinero para estar siempre cómodos. Con ellas no sólo llegó la Vida (así en mayúsculas) a mi existencia, sino que acudió también la Realidad (también en mayúsculas). Una Realidad efímera que me mostró que la existencia intrínsicamente conlleva una pérdida.

 Kim y Jessie se casaron un año y dos días después de aquel domingo en que nos conocimos, recuerdo perfectamente esa fecha porque fue en su noche de bodas cuando con ellas perdí la virginidad. A la mañana siguiente una carta sobre el WC decía con letra decidida y por dos veces con distinta caligrafía: “Querido, esto se ha acabado. Deberías cambiar. Nos vamos de Londres. Adiós. Querido, esto se ha acabado. Deberías cambiar. Nos vamos de Londres. Adiós. Firmado K&J

Hay gente que vive en la luminosidad del día toda su vida, sin matices, puro Sol, no hay cabida para la sombra de una Luna cambiante. Yo era así hasta que Kim & Jessie desaparecieron. A partir de ahí un germen anidó en mi estómago. Nada me parecía ya real, todo estaba visto, la gente a mi alrededor no eran más que meros autómatas que me daban compañía lastimera. Mi cerebro desarrolló partes dormidas, agrietando mi  moral y mi conservadurismo. Se acababa mi etapa diurna, la noche empezaba ahí en aquél pedazo de papel que dejaron firmado sobre el WC de un hotel.

 Hasta siempre mis queridas K & J.

CONTINUARÁ…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: