GLITTER POP ROCK (Autobiografía de una recopilación) vol.I

Debería empezar a contaros mi vida diciendo cuál es mi nombre pero eso tratándose de mí es algo complicado y prefiero dejarlo para el final.

Tampoco tengo muy claro si debiera empezar definiéndome como chico o chica, porque tampoco ha sido algo muy definido en mi corta vida.

Desgraciadamente mi vida sólo cabe en un antigüo CD de 80 minutos. Ese es el tiempo de que dispongo para resumirosla por eso no puedo empezar desde el principio y tampoco creo que tenga tiempo para contaros el final.

Me crié en un barrio del norte de Londres, un barrio acomodado de blancas casas unifamiliares de marcado estilo victoriano de reciente construcción. Muy cerca del cementerio de Highgate. Recuerdo aquella época como una de las más tranquilas de mi vida, siempre he considerado aquellos primeros años como los más planos y vacíos de mi vida. Pero eso no significa que no fuera feliz, al menos con una intensidad moderada.

 Por aquella época decidí mudarme a un piso cercano a la casa de mis padres, conseguí un trabajo cómodo de oficinista en el centro de Londres y me rodeaba de muchos y diferentes amigos con los que pasaba la mayor parte del tiempo libre. Los fines de semana solíamos quedar para beber en un pub que daba a la puerta del cementerio y después nos marchábamos todos juntos en aquellos inmensos autobuses rojos al centro de la ciudad. Disfrutábamos muy educadamente del power pop que radiaban incensantemente en las principales cadenas de radio locales.

No tenía sexo, no tenía pareja, nunca había besado a nadie y aún así siempre buscaba en las esquinas de los bares, alguien con quien compartir mi inocuidad de aquellos días.

Quería compartir una cerveza mientras completaba el hueco que sentía en mi lado derecho mientras saltaba tontamente al ritmo de temas de potente pop. Por aquella época la gente común como yo, acudía en masa al supermercado, a la discoteca, al pub, a la escuela, al trabajo, a la universidad, nos dedicabamos a sonreír, a llorar cuando era obligado llorar y nos acostábamos al final del día, reseteando todo lo vivido el día anterior. Nadie era nadie para nadie.

CONTINUARÁ..

Anuncios

2 comentarios

  1. bien, esto promete… quedo a la espera de la segunda parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: