MIS DISCOS DE LA DÉCADA (del 14 al 6)

# 14 # ROCKSTATION (2001) – McNamara

Un descuido imperdonable casi me obliga a no incluir en la lista este disco de culto. Me encanta el atributo “de culto”. Gracias a la redacción del planetamurciano he recordado justo a tiempo este disco de maricones para poder condecorarle con toda la pluma y la pompa que se merece. Todo alrededor del disco es un mito, su conexión directa con la cacareada Movida madrileña, su petardeo pluscuamdesenfadado y su mala baba, su trasfondo tóxico y las exóticas letras del siempre grande Fabio, bromeando sobre su propio y personal Mundo, unas letras propias de un chill-out. Luis Miguélez a los platos y trabajando  las guitarras consiguió empaquetar y pulir a cincel el que podemos considerar la obra de arte más desconcertante de la música española desde los años 80. Himnos tan grandes como “Gritando Amor” no se componen todos los días. Pero es que “Freak show” “Mi corro Electronic-oh” y las demás canciones compañeras de viaje son mucho más que una anécdota graciosa. Una pena que como todo buen disco de culto, sea imposible que le suceda una digna continuación. Que no te engañe su historia sobre aquellas dos famosas maricas muertas encontradas  congeladas vivas en París…estamos ante un discazo sin par.

 # 13 # TA-DAH (2006) – Scissor Sisters

Parece que el tiempo está resultando muy injusto con los que fueron el deslumbrante nuevo descubrimiento del pop en 2004. Tengo una especial debilidad por los segundos discos de estos grupos promesa, y aunque la norma general es que se debe vilipendiar el segundo lanzamiento de un grupo que ofrecía mucho en su primer lanzamiento, las hermanas tijeras se hicieron más accesibles con este maravilloso golpe de magia en el año 2006. No en vano Ta-Dah vendría a traducirse por un ¡Ta-chán! El single “I don´t feel like dancing” se bailoteó de lo lindo tanto en antros de cultura gay como en sesiones de música indancependiente. Unos directos demoledores  que no contemplaban espacio alguno al preámbulo, eran la mejor reflexión de las cargas de electricidad que contenía este disco, como prueban los conciertazos de La Riviera en Madrid y el de Summercase. Por cierto, que los Scissor ya están grabando su tercer álbum, aunque han perdido uno de sus miembros en el camino.

# 12 # ROOM ON FIRE (2003) – The Strokes

Aclamados por público y crítica como los reyes del Nuevo rock de principios de siglo tras la publicación de Is This It (2001), había ganas de destronarles cuando aparecieron en 2003 con este Room on Fire, pero muchos tuvieron que callarse la boca ante la presencia hiératica y continuista de los chicos de Casablanca. Los fans de las zapatillas Converse tuvieron que aceptar que no se podía crucificar a unos Jesucristos con tanto estilo y que además traían entre sus manos el tema “The end has no end” como si fuera un himno tal cual de esta década.

# 11 # REALITY (2003) – David Bowie

A las puertas del cielo se queda este Reality, portada bonita donde las haya. Un disco impresionante e impresionable que está programado con algoritmos rockeros y con toda la farándula de que sólo es capaz el Dios Bowie. Desde la eléctrica “New Killer Star” que abre el disco con toda la munición en el cañón,  hasta la deprimente y suicida “Bring me the Disco King” que cierra el disco de forma adictiva. Todo en este disco respira y sabe a Bowie, “She will drive the big car” “Never get old” o “Fall dog bombs the moon” canciones con guitarras distorsionadas de quienes acompañan al que es por derecho propio la imagen a reivindicar (una vez más) de la década (otra década más). Que no os lleve a engaño la modesta posición en la lista de este disco. Es una colección de canciones que navega entre lo frenético y lo pausado, lo audaz y lo locuaz. Una joya del Rey de los suburbios, que se acompañó con una gira de “infarto” (literalmente)…

# 10 # YOU COULD HAVE IT SO MUCH BETTER (2005) – Franz Ferdinand

Si hay un grupo que gracias a la perspectiva del tiempo podemos afirmar sin reservas que son el verdadero estandarte de la nueva música de esta década, esos son sin lugar a dudas los escoceses Franz Ferdinand, y que me perdonen los aburridos Killers. Se presentaron por la puerta de atrás con un pequeño empujón de la MTV, pero es que era imposible para la cadena de los videoclips pasar por alto el estilo y el detalle con que se colocan los jeans estos gamberros de after casero. Su incendiario primer disco se vio rápidamente continuado con este segundo filón de singles, que a la voz de “Take me Out” hizo volar por los aires cualquier circuito independiente y permitió que los consumidores de los cuarenta principales también mirasen por el rabillo del ojo a estos tipos que siempre colgaban el todo vendido en los conciertos que ofrecían esta década en nuestro país. Han robado el festival del FIB por dos veces, incluso a los mastodónticos Depeche Mode y han supuesto un festival por si solos en sus actuaciones en la capital ¿Qué más se les puede pedir? ¿Buena música? Pues tres tazas, todos sus discos son de manual. Me quedo con el segundo porque me ha dado más tralla que los demás, pero ahora mismo el cuerpo me pide volver a escuchar Tonight (2009).

# 9 # THE CRYING LIGHT (2009) – Antony and the Johnsons

¡Españoles, ha nacido un mito! Su nombre, Antony Hegarty.  Ya tengo otra figura que venerar en mi particular Belén musical. Y es que esta adorable gorda, simpática y locuaz, tímida y transgresora, es la prueba irrefutable de que la música es EL arte y no un arte. Que más podríamos añadir a la perfección de una voz que no es sino un instrumento más. La habilidad de su letras sencillas, la inteligencia con las que traba las sílabas para casar poesía con ritmo, su audacia, su caradura y su magnificencia construyeron este tercer álbum con los Johnsons, que ya vino presentado por un igual de grande EP “Another World” (2008). El riesgo de programar un disco tan delicado como este con los tiempos que corren es motivo más que suficiente para comérselo a besos. Una recomendación, parad de leer y escuchar ahora mismo “One Dove”, así me ahorraréis tener que seguir escribiendo.

# 8 # YOU ARE THE QUARRY (2004) – Morrissey

 

El que supuso el comeback por la puerta grande del histriónico Morrissey, el mito latente de los últimos veinte años, contiene tantos pelotazos por byte al segundo, como horrorosa me parece su portada. Razones de sobra, como siempre, para este mancuniano: contiene la canción más perfecta que haya parido compositor alguno en décadas “First of the Gang to die”,  la insultante “I have forgiven Jesus”, la típica “Irish blood, English heart” y la hipnótica “Let me kiss you”. Si a todo esto le añades la omnipresencia en todo lo que toca Morrissey obtienes un producto para comer a bocados y a dos carrillos. El Señor y su música, Su mundo y lo poco que nos deja ver. Larga vida a Morrissey.

 # 7 # CONFESSIONS ON A DANCE FLOOR (2005) – Madonna

 

A pesar de suponer el inicio de la etapa de plástico de Madonna, en la que ahora mismo está inmersa: descolocada musicalmente y construyendo giras  a partir de la plantilla de la anterior. COADF fue un palmetazo sobre la mesa, una contestación a su injustamente mal recibido “American Life”  y un toque de atención a los enanos que le crecen alrededor, ni Kylies, ni Britneys ni rubias de pelo seco, Madonna estaba aquí y seguía siendo la Reina del Pop, así con mayúsculas y strash. Si a la pigmea australiana le valió para su resurrección aquel estribillo pegajoso del nananana, la de Detroit que después de 30 años de carrera  ya empieza a acusar falta de originalidad, tiró del tirorí tirorí de Abba para lograr  colarse nuevamente en el imaginario pop-popular con leotardos rosas y bañadores morados. Stuart Price como productor del discazo no sólo salvó a Madonna del tropezón, sino que le dio su mayor éxito mediático desde los tiempos del “Vogue” con el single “Hung Up”. Una pena que los dimes y diretes con la Warner no hicieran lo posible para que canciones tan espectaculares como “Forbidden Love” “How High” o  “Get together” pudieran ver la luz como se merecían, con el estruendo de una bacanal romana. Claro que a lista no gana nadie a la pérfida Madonna y supo crear  su propio  envoltorio perfecto en forma de DVD, la grabación y edición del que sin muchas ganas se tituló “Confessions Tour” roza el pecado de la perfección.

# 6 # OUR LOVE TO ADMIRE (2007) – Interpol

No concibo cómo en el momento de publicación de este gran disco, las críticas supuestamente especializadas tildaron esta colección de canciones como las menos inspiradas hasta ese momento de los neoyorquinos. Aunque eso no signifique que el disco sea malo en absoluto, proviniendo de unos mamuts de la música independiente como son Interpol. Personalmente considero que se trata de un disco redondo con temas perfectos, con emoción contenida, tocada con gritos de desasosiegos, con elegancia. Un disco metralleta: “Pioneers to the Falls” “No I in threesome” “The Scale” “The Heinrich Maneouver” “Rest my chemistry”. Pura ficción transformada en sentimiento. Repeat, repeat y repeat…

Anuncios

2 comentarios

  1. Que sorpresa el Reality de Bowie… lo pusieron a parir en todas partes y no es para tanto, hay canciones muy chulas, alguna que otra un poco plomo, pero yo siempre he defendido este disco… Los rumores dicen que de su corazón anda mejor y que está grabando material nuevo… ojalá sean ciertos…

    • esos mismos rumores dicen que se subirá a algún escenario el próximo año…Sinead O´Connor y David Bowie son mis próximos targets de concierto. Pero me temo que lo de Bowie ya será un sueño incumplido..¿sabes que tenía entrada para verle en Bilbao cuando le dio el infarto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: